Compartir

Viviana Grajales, consejera de Banca Privada de AEBU e integrante de la Comisión Representativa de la Cooperativa ACAC, contó en Camacuá y Reconquista los detalles del conflicto que mantiene el sindicato con la empresa.

“Fue una afrenta horrible”, señaló, en relación al aumento de sueldo de los jefes, que se dio poco después de que la empresa adujera problemas económicos y rechazara el pago de partidas para los empleados. “Nosotros negociamos de buena fe, más allá de lo que esté escrito”, agregó Grajales.

La compañeras denunció también que “algunos compañeros están recibiendo amenazas telefónicas” y que “hay mucha discriminación sindical”.

“Ellos no transan, no negocian”, dijo, y pidió “que la empresa recapacite”. “Lo que nos importa es que nos respeten”, sentenció Grajales.

Por su parte, Fabián Amorena, en nombre del Consejo de Banca Privada de AEBU, afirmó que “la actitud de la cooperativa es improcedente” y que AEBU “va a tomar este conflicto como un ataque a la organización sindical”. “Esto es intolerable”, subrayó.

“Esto va a ser a muy largo plazo. No tenemos apuro, pero sin ninguna duda la cooperativa va a terminar negociando y dialogando como corresponde. Si ACAC, no lo entiende, lamentablemente se lo vamos a ser entender, a como dé lugar”, concluyó.

Compartir