Compartir

En nuestro quinto encuentro biográfico/musical, nuestro imaginario túnel del tiempo nos deposita en los finales de la prodigiosamente prolífica década de los ’60, para llenarnos la cabeza de rock bien duro: hablamos del movimiento del Hard Rock, y dentro del mismo, de la trilogía sagrada inglesa compuesta por Black Sabbath, Deep Purple y Led Zeppelin. Los orígenes de esta música se remontan a los viejos blues norteamericanos, mezclados con rock&roll y con pizcas de oscurantismo en Black Sabbath, de folk en Zeppelin y de toques de música clásica en Purple.

El hard rock se basa en la presencia de potentes riffs de guitarra o teclado que funcionan como leit motiv repetitivo del tema, al que se le agregaban estribillos más o menos pegadizos. La otra veta exitosa de esta música eran las baladas, que sonaban poderosas y fueron la llave del éxito para bandas que aparecieron ya avanzada la década de los ’70, como Scorpions en Alemania o algunas norteamericanas como Boston o Aerosmith. Muchos encuentran los verdaderos orígenes del estilo en los potentes temas de los Kinks (escuchar la potencia de My Sharona, un tema compuesto por Ray Davis a comienzos de los ’60), y otros adjudican los créditos del empuje definitivo en, cuando no, la música de Los Beatles, en los temas Sargeant Pepper’s Lonely hearts club band, Birthday o Helker Skelter, estos dos últimos incluídos en el Album blanco. El interesante grupo Stepenwolf puede ser mencionado también entre los pioneros, con canciones muy exitosas como Born to be wild o Magic carpet ride.

Para conocer el resto de la historia del Hard Rock, los invitamos a escuchar el programa completo de Musical Mente.

Producción y conducción: Raúl Pérez Benech
Registro: Gustavo Fernández Insúa
Edición: Javier Pérez Seveso

Foto: Black Sabbath

Compartir