Compartir

Retomamos nuestro viaje musical por el tiempo y nos enfocamos en la orilla porteña del Río grande como mar, para abordar el maravilloso legado de uno de los máximos creadores que ha dado el tango, al que le insufló una renovación sin parangones hasta el momento. Hablamos de Astor Piazzolla, nacido en Mar del Plata en 1921 y fallecido en Buenos Aires en 1992. Tan amado como odiado, Piazzola despertó pasiones de todo tipo, pero es indiscutible su aporte a la Música con mayúscula, sin distinción de género.

La gran polémica que armó en el mundo del tango tradicional fue igual que tirar un gato sobre una mesa servida: nada fue igual, comenzando por la denostación de los cultores del 2x4 que en general negaban cualquier relación de la música de Piazzolla con el tango, excluyéndolo abiertamente de ese género, y tildándolo de “asesino del tango”.

Y lo cierto es que el marplatense se había propuesto claramente una misión muy difícil: aggiornar al tango, ponerlo al día al sentir que quedaban fuera de contexto las letras arrabaleras de taitas arrimados a faroles sufriendo por amor. El resultado de su esfuerzo fue la parición de una música maravillosa, resultando desde ya un intento estéril el calificar si es o no tango.

Más sobre Piazzolla en este nuevo capítulo de Musical Mente.

Foto: Astor Piazzolla

Compartir