Una casamiento en un pueblito perdido de alguna parte de España, una familia numerosa y que tiene su pasado oculto, pero a la vista de todos. Un hecho que que le dará un giro a todo y a todos. Las miserias y las reacciones adormecidas saltan a la luz frente a situaciones desesperadas y acá pasa. Farhadi sabe describir muy bien el tema moviendo la cámaras por lugares estrechos como hurgando dentro de los pensamientos de los personajes. La fiesta se vuelve oscura -en todo sentido, literal y metafóricamente- y las acusaciones se disparan en todos los sentidos. ¿Un thriller? ¿Un thriller psicológico? Sí y no, lo que sí el suspenso y la tensión se sostiene en quizás un relato que no inventa nada nuevo pero que está bien realizado. Hasta la próxima Farhadi, acá sacaste un empate de visitante que no es poco.

Des esto, de telefonía celular inteligente y de el destacadísimo galardón que distinguió al gran Willem Dafoe ganador levantó la Copa Volpi de la 75ª edición de la Mostra de Venecia por su papel como el pintor Vincent van Gogh en “At Eternity’s gate”. De esto y de algunas cosas más relacionadas a otras cosas, trató la edición de “Cinexperiencia” de la fecha siempre bajo la batuta atenta de nuestro columnista de cine en las mañana de Volviendo en sí, Martín Coitinho.