Fiel a su historia, AEBU estrecha su brazo a la sociedad en los momentos más difíciles, y este momento, en el que las consecuencias de la pandemia aún golpean, no es la excepción. En la seccional de Nueva Helvecia se están llevando adelante diversas movidas, en coordinación con otras organizaciones locales, para colaborar con los más necesitados.

En diálogo con Camacuá y Reconquista, la secretaria de la seccional, Juanita Hernández, contó que a comienzos de este año se formó la Intersocial Nueva Helvecia, a la cual inmediatamente se integró AEBU.

«A partir de ahí el sindicato, como el resto de las organizaciones que la conforman, ha venido solidariamente apoyando para poder comprar alimentos, y venimos entregando canastas a las familias más damnificadas», relató Hernández, y añadió que esperan poder mantener esta medida al menos hasta el fin del invierno.

Además, la seccional de AEBU también se vinculó con el colectivo feminista de Nueva Helvecia, con el cual trabajaron en conjunto para la marcha del 8M. Y el pasado sábado de 10 julio, AEBU volvió a prestar sus instalaciones, en este caso para la Campaña del Abrigo, instancia en la que se recibieron numerosas donaciones de ropa que serán entregadas en los próximos días.

«Pensamos que el sindicato debe ser de puertas abiertas. Estamos en ese convencimiento trabajando firmemente, entrelazando las instituciones y aportando todo lo que podamos», explicó Juanita Hernández.

Por último, el local de la seccional de Nueva Helvecia también fue prestado para la educación. Como por un tiempo la UTU de la ciudad se encuentra en refacciones, un grupo de computación del turno nocturno tomará sus clases en un salón de AEBU.