En 1857, un médico brasileño dijo en la sede de la Sociedad de Medicina Montevideana que el brote de fiebre amarilla que asolaba Río de Janeiro no era un peligro. Varios doctores argumentaron lo contrario, incluido el prestigioso Teodoro Vilardebó. Meses después, a Vilardebó lo mató la Peste.