Al rescate de la memoria: conocemos el Proyecto Alba y el Archivo Oral de la Memoria

Al rescate de la memoria: conocemos el Proyecto Alba y el Archivo Oral de la Memoria

Mateo Magnone y Ana María Sosa

por Camacuá Diario

Mateo Magnone, del Proyecto Alba del Municipio B, y Ana María Sosa, del Archivo Oral del Museo de la Memoria, estuvieron este viernes en Camacuá Diario y contaron sobre estas iniciativas y cómo se vinculan con el Jardín y Extensión Escolar de AEBU.

El Proyecto Alba consiste en elaborar una audioguía de la memoria en los barrios que componen el Municipio B, con la participación activa de organizaciones y protagonistas del territorio.

El Archivo Oral de la Memoria pertenece al Museo de la Memoria y recoge testimonios orales y entrevistas disponibles para consulta en el Museo.

Ambos proyectos se cruzaron con AEBU y su Jardín y Extensión Escolar, y están participando del rescate de su memoria y de la iniciativa para colocar en la fachada del Jardín una placa de la memoria.

«El Jardín de AEBU en dictadura fue un espacio de libertad, de encuentro y de refugio»

«El Jardín de AEBU en dictadura fue un espacio de libertad, de encuentro y de refugio»

Ricardo Ibarburu y Fernando Gambera

por Camacuá Diario

Continuando con el ciclo de entrevistas sobre la historia y la memoria del Jardín y Extensión Escolar de AEBU, este lunes recibimos en Camacuá Diario a dos dirigentes de AEBU: Ricardo Ibarburu (exconsejero central y expresidente de Banca Oficial, hoy jubilado) y Fernando Gambera (actual secretario general).

Ibarburu recordó que en el Jardín «convivieron muchas historias dignas de ser escritas durante ese período negro», en referencia a la dictadura, y destacó que «fue verdaderamente un espacio de libertad, de encuentro y de refugio».

También contó que «las escuetas actas del Consejo Central de esos días reflejan el clima denso y pesado que había», y volvió a recalcar que el Jardín se transformó en «una isla donde venías a encontrar tranquilidad, refugio, paz, información y contacto con gente que, como vos, estaba viviendo y peleando contra esa situación».

Por su parte, Gambera habló sobre «los valores fuertes del Jardín» que son «una marca que se mantiene indeleble en el tiempo». «Ese espacio de libertad que se construyó en épocas de dictadura, en democracia hay que seguirlo regando para que haya, junto con la memoria, una masa crítica que evite que eso vuelva, que sea la garantía del nunca más», sentenció.

Vuelve la Fiesta en la Calle del Jardín de AEBU con juegos, música y sorpresas

Vuelve la Fiesta en la Calle del Jardín de AEBU con juegos, música y sorpresas

Después de dos años sin poder realizarse por la pandemia, este año vuelve la Fiesta en la Calle, un evento clásico de las primaveras del Jardín y Extensión Escolar de AEBU. Tendrá lugar en la Plaza España el jueves 27 de octubre, a partir de las 16:30 horas.

Magela Pizzorno, coordinadora del Jardín, estuvo en Camacuá Diario contando cómo se están preparando para la fiesta y adelantó que habrá sorpresas variadas y talleristas invitados en diversos rubros.

Además, los propios niños y niñas del Jardín elaborarán juegos que formarán parte de la fiesta y se cerrará la tarde con espectáculos musicales: Los Sapos Cantores, la murga de Extensión Escolar, y la banda de Majo Hernández.

La fiesta será abierta para toda la comunidad educativa, por lo tanto se invita no solo a niños y niñas, sino a familiares, allegados y público en general que se quiera arrimar a divertirse a la Plaza España.

La historia reciente del Jardín de AEBU, con Andrea Pereiro y Carolina Núñez

La historia reciente del Jardín de AEBU, con Andrea Pereiro y Carolina Núñez

Carolina Núñez y Andrea Pereiro

por Camacuá Diario

Las dos directoras más recientes del Jardín y Extensión Escolar de AEBU, Carolina Núñez y Andrea Pereiro, visitaron este miércoles Camacuá Diario para contar su historia y conversar sobre la continuidad generada desde el pasado hasta el presente.

Carolina, que ingresó como maestra en 1989 y fue directora entre 2003 y 2015, opinó que «el éxito es centrar todo en la tarea docente, que es con pasión y con amor porque desde otro lugar no se puede».

Para Andrea, que entró como maestra en el 2000 y ejerce la dirección desde 2016, expresó que con el paso de los años «el Jardín ha podido entretejer lo que estuvo y lo nuevo» y mantener sus cimientos «de compromiso, de esperanza y de caminar hacia una sociedad más justa».

Dentro de sus recuerdos, Carolina narró los inicios en el área de informática y la incorporación del primer robot, e hizo hincapié en la presencia permanente del arte y sus facetas. «Hay una estética del Jardín que se mantiene», sostuvo. Ambas se refirieron también a la figura de la exdirectora Isabel Miranda, quien fue «un faro total y absoluto».

Finalmente, Andrea destacó que, más allá de las coyunturas o particularidades de cada época, siempre se mantuvo «el lugar que tiene el niño en el Jardín» y el objetivo de «generar metacognición y amplitud de pensamiento». «Es el desafío que tomamos de este origen tan comprometido», concluyó.

Clara Nicolini e Isabel Pérez recuerdan los inicios del Jardín: «Éramos como una familia»

Clara Nicolini e Isabel Pérez recuerdan los inicios del Jardín: «Éramos como una familia»

Clara Nicolini e Isabel Pérez

por Camacuá Diario

«Teníamos que pensar todo, desde el mobiliario, el tamaño de las sillas, las mesas, los colores. Fue una experiencia realmente maravillosa». Así recuerda la maestra Clara Nicolini los inicios del Jardín y Extensión Escolar de AEBU en el año 1974.

«Nuestra vida particular se trenzó con la creación de la guardería», agrega Isabel Pérez, también maestra, ingresada a la institución en el año 1975. «Hay mucha cosa junta y compartida, éramos como una familia», rememora.

En diálogo con Camacuá Diario, ambas trajeron al presente vivencias de aquellos primeros años del Jardín, con la dictadura presente y los militares entrando al edificio del sindicato.

Para Nicolini, «lo que pasaba afuera quedaba afuera» y estar en el Jardín «era una manera de salvarnos, de tratar de resguardarnos como docentes». 

A su vez, Pérez destacó que «nuestro interés, nuestro centro, era la formación de niños y niñas, y la felicidad colectiva» y subrayó «la importancia de la complicidad que nosotros teníamos con los padres».