Compartir

Luego de una gran temporada de carreras de calle, donde ganó muchos primeros premios, el corredor Nicolás Cuestas disputó la semana pasada el Sudamericano de Media Maratón en Montevideo, consiguiendo la medalla de bronce.

Ahora, este fin de semana, participará del Gran Prix Darwin Piñeyrúa en la pista homónima, buscando las marcas clasificatorias para el Campeonato Sudamericano en 5000 y 10000 metros.

“5000 es una prueba que, si bien es más corta, el ritmo es mucho más duro”, explicó Cuestas en entrevista con Cuerpo y Alma.

Además sostuvo que el tercer puesto en la media maratón fue “totalmente inesperado, porque la verdad no sabía cómo iba a estar”, sin embargo confesó que “no era un objetivo tan primordial como la pista ahora”.

Tras la competencia en la pista, Nicolás y su hermano mellizo Martín viajarán al norte de Argentina a entrenar en la altura, donde prepararán la maratón del 7 de mayo en Praga.

Allí, Nicolás buscará mejorar su marca clasificatoria para el Mundial de Londres. “Ahora tenemos como objetivo el Mundial y va a ser la última maratón hasta dentro de dos años capaz. Prepararla es muy duro”, sentenció, sin adelantar su cabeza a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

El atleta de 30 años dijo que ha aprendido a convivir con el dolor que implican las exigentes pruebas que corre, pero que se siente en forma para ir por más. “Sigo bajando marcas y sigo sintiéndome bien”, sentenció.

Compartir