Logo-KMK-Camacua

Los sueños no siempre se hacen realidad, pero en este caso lo que era ya un clamor popular y un deseo de la producción y la audiencia se concretó y a The Florida Project le llegó el turno. Muy a pesar de nuestro columnista -que lo sabemos no muy ferviente defensor de los niños en el cine y creemos también en la vida en sí-  le hicimos este film de Sean Baker, un joven y talentoso director americano que entendemos ya se desmarcó de muchos con esta su más nueva realización. En 2015 ya marcó la cancha con Tangerine una especie de road movie a pie por un barrio marginal de Los Ángeles, donde dos amigas lo recorren todo un día y la noche de la víspera de navidad tras la búsqueda de un amor extraviado. Filmada íntegramente con iPhones (por una decisión de producción) esta película ya mostraba el camino que Baker está dispuesto a recorrer con su cine.

The Florida Project es la confirmación de todo esto, en una película llena de luces de todos los colores, helados y una ilusión de felicidad latente, artificial y amarga, vista a través los ojos de 3 niños que juegan por un hotel de mala muerte a las puertas del Walt Disney World en Orlando. La lucha por la supervivencia más básica de 3 madres con sus hijos y sin sus maridos a los límites más inmediatos de la vida misma. La visión de un problema social mostrado sin dramas, casi como un documental por momentos -y lo más importante- sin abrir un juicio moral definitivo al respecto, pero a su vez comprometiéndose con el tema.

En definitiva, bien por Sean Baker -desde acá lo bancamos mucho- como también al gran Willem Dafoe, eje rector del film tanto como actor -ya que es de los pocos actores profesionales que trabajan- sino dentro del mundo del film. Y para rematarla la actuación de Brooklynn Prince, una actriz de 8 años -y esta muy bien llamarla actriz- un hallazgo y otro acierto del director. Guarden esos nombres porque sin duda en breve sabremos más de ellos.

Con ustedes, la mejor película del año -desde ya nos la jugamos- y por ende la mejor edición de Cinexperiencia de la temporada. Gracias Martín Coitinho por este lunes para el mejor de los recuerdos.