AEBU Cultura sigue creciendo y llega a más ciudades del interior del país

AEBU Cultura sigue creciendo y llega a más ciudades del interior del país

Sergio Mautone, Fernando Iraola y Mariela Fodde

por Camacuá y Reconquista

AEBU Cultura nació en diciembre del año pasado como una plataforma de difusión cultural en el departamento de Maldonado, específicamente con sede en el Parque Vacacional de Piriápolis. 

Pasados ya más de seis meses de aquel lanzamiento, conversamos en Camacuá y Reconquista con tres de los referentes que tiene el proyecto: Sergio Mautone, Fernando Iraola y Mariela Fodde, todos ellos ex integrantes de la dirección sindical y permanentemente ligados al gremio.

El balance de este primer semestre, señaló Mautone, es muy positivo, incluso superando las expectativas iniciales de «una iniciativa que ha pegado bien y que no tiene techo».

En este mes de julio, AEBU Cultura se expande y llega a Trinidad y Durazno, en cuyas seccionales se comenzarán a realizar numerosas actividades culturales, y ya está previsto el desembarco en más localidades, por ejemplo en Colonia en los próximos meses.

Iraola destacó el trabajo de coordinación realizado por el secretario del Interior del Consejo Central, Martín Ford, quien articuló el vínculo con las seccionales. Además valoró que se encontró una muy buena predisposición a estas iniciativas en todas las ciudades.

La grilla de julio incluye presentaciones de libros, coros, fotografía, poesía y cine, además de una nueva edición de AEBU Te Cuenta, el ciclo de narración oral que ya comenzó en Montevideo. Ver cronograma completo.

Durazno: Solidaridad que alimenta la esperanza

Durazno: Solidaridad que alimenta la esperanza

Distintas acciones solidarias que se desarrollan en diferentes puntos del país. En este caso, vamos a hablar del departamento de Durazno. Estuvimos conversando con Flavia Berrondo, presidenta de la seccional de AEBU en ese departamento, que nos estuvo contando sobre la iniciativa entorno a los merenderos  de cara el mes de enero con el objetivo de sostener estos espacios de alimentación para niños y niñas en un momento del año en el que se presumía iba a a ser más complicado para las organizaciones barriales, para las referentes zonales, conseguir donaciones de alimentos.

Esta campaña, denominada «La solidaridad que alimenta la esperanza», contó con la colaboración de los afiliados y afiliados de Durazno, el apoyo del consejo central así como de la sociedad del departamento que se acercó a colaborar.

[FOTO: 14/5/2020 Irene Rügnitz – Olla solidaria «Caritas sonrientes», Durazno]

Patricia Núñez, secretaria de AEBU Durazno, premiada en concurso literario

Patricia Núñez, secretaria de AEBU Durazno, premiada en concurso literario

Patricia Núñez

por Camacuá y Reconquista

Patricia Núñez es la secretaria de la seccional de AEBU Durazno hace dos décadas y, aunque siempre «garabateó» textos en forma informal, este año se animó a presentar por primera vez un cuento propio en un concurso literario.

En entrevista con Camacuá y Reconquista, Patricia habló sobre su afición por la escritura y contó orgullosa que obtuvo el premio al 2º mejor cuento en el concurso «Yo me quedo en casa» de la Intendencia de Durazno.

El cuento se titula ‘6:30’ y tiene como locación a la avenida Churchill de la capital duraznense (foto), un lugar emblemático para los pobladores y rico en anécdotas. Lee el cuento completo aquí.

Además, Patricia hizo un repaso por la intensa actividad que tiene la seccional, desde el punto de vista cultural, con cinco años seguidos recibiendo el encuentro Cuenta Cultura, y en especial durante la pandemia articulando la solidaridad del sindicato en el departamento.

AEBU entregó donaciones a través de la Coordinadora Durazno Solidario

AEBU entregó donaciones a través de la Coordinadora Durazno Solidario

Hoy les vamos a contar sobre la recorrida que hizo Radio Camacuá siguiendo los pasos de AEBU en Durazno, a donde realizó una recorrida para entregar bandejas en colaboración con el almuerzo de cuatro ollas populares: La Calera, El Cementerio, Caritas Sonrientes y La Lanera. Además, a iniciativa de los afiliados de AEBU en ese departamento, se colaboró con ingredientes para el merendero “Los chiquis del barrio”, más conocido como el merendero de Ana y Javier. Las donaciones se realizaron a través de la Coordinadora Durazno Solidario que facilitó el contacto con los referentes de cada lugar.

La primera parada fue en el merendero que atiende Marianela Arismendi, que queda en un punto medio entre las ollas de los barrios La Calera y el Cementerio. “Cualquiera de las dos ollas está necesitando mucho, día a día, son muchas familias, muchos niños”, explicó Arismendi.

Marianela sostiene un merendero que empezó funciona hace 23 años, antes de las inundaciones que se repitieron años después, cuando había más población. En ese momento funcionaba con 140 niños y niñas. En la actualidad atendía a 25 pero después de Semana de Turismo a raíz de la situación económica derivada de la pandemia de Covid 19, aumentó a 63. “No puedo tomar más chiquilines porque no puedo juntar esa cantidad de leche y cocoa”, explicó Arismendi que está a la espera de que el Instituto Nacional de Alimentación (INDA) amplíe los recursos que envía a este merendero, que son para 30 niños, la mitad de la población que recibe desde fines de marzo.

En el barrio La Lanera, conversamos con Raulo Morán, referente de la olla en esa zona, quien contó que reciben donaciones a través de redes sociales y también, a través de la Coordinadora Durazno Solidario. Morán contó que a partir de la «situación generada por la pandemia» hicieron un relevamiento en el barrio para detectar la necesidad de las familias y a partir de allí se organizó la olla. «Pensamos que con el correr de los meses mucha más gente va a necesitar el servicio de la olla», afirmó.

En la olla “Caritas Sonrientes“ conversamos con Patricia y Verónica que desde el 18 de marzo dan el almuerzo sábados y domingos a más de 110 personas; y los martes y jueves la merienda, con cuatro barrios de atención: Sandú, La Cantera, Vista Linda e Hipódromo. A esta olla solidaria llegan donaciones, pero aun así no alcanza, por lo que cocinan tortafritas para vender y poder comprar carne, que es lo más difícil de conseguir. También reciben donaciones de ropa, especialmente de invierno y calzado, de cara al invierno que comienza.  A través de la página en Facebook de Olla Popular Caritas Sonrientes es posible contactarse para hacer llegar donaciones, también al teléfono 098 65 33 97.

Más tarde, cerca de ruta 5, en Nuñez Coll y Joaquín Suárez, llegamos al merendero “Los chiquis del barrio”, de Ana y Javier, donde se llevaron donaciones que reunieron las y los afiliados de AEBU en Durazno y que también se hicieron llegar a través de la Coordinadora Durazno Solidario. El merendero funciona en una casa de familia. Cuando llegamos Ana nos contó que van a cerrar otros merenderos en la zona y por eso se le sumarán nuevos niños y niñas. 

Flavia Berrondo, presidenta de la seccional de AEBU en Durazno, explicó que el impacto de la pandemia así como las medidas de prevención de Covid 19 repercutieron en distintos niveles en Durazno. Desde el uso del tapabocas en la ciudad hasta las medidas para colaborar con los que más lo necesitan.

Finalmente, para esta nota conversamos con las militantes de AEBU  Angélica, Claudia, Fanny y Vanessa y también con el secretario de interior de AEBU, Martín Ford, que realizaron la recorrida para entregar las donaciones.

AEBU donó libros para biblioteca de liceo público en Durazno

AEBU donó libros para biblioteca de liceo público en Durazno

El pasado jueves, la seccional de AEBU en Durazno hizo entrega de una donación de libros al liceo Nº 3 de la ciudad para la conformación de su biblioteca.

Flavia Berrondo, presidenta de la seccional, contó a Camacuá y Reconquista que la donación tenía libros que ya albergaba la biblioteca de AEBU en Durazno y otros que fueron comprados especialmente para el público adolescente. 

El proyecto de la biblioteca del liceo Nº 3 busca fomentar el hábito de la lectura, algo que también se predica desde la propia seccional con su biblioteca, por lo que esta donación del sindicato se hizo efectiva «como forma de apoyar esta importante iniciativa«.