Una Universidad que defienda la soberanía alimentaria y el desarrollo de la agroecología

Una Universidad que defienda la soberanía alimentaria y el desarrollo de la agroecología

Este miércoles 29 de setiembre se realizan las elecciones universitarias. La Universidad de la República (Udelar) elige a sus representantes en todos sus órdenes para la Asamblea General del Claustro (AGC), asambleas de Claustro y Consejo de cada facultad. 

En esta oportunidad escuchamos a egresadas y egresados de la Facultad de Agronomía, que se presentan en modalidad de lista única a las instancias de participación cogobernadas. Federico Boschi, Bruno Rocha, Silvana Machad, Gimena Echeverriborda y Anahit Aharonián conversaron sobre las diversas perspectivas y desafíos que proponen para la facultad  y la Universidad.

Las elecciones son reguladas por la Corte Electoral y el voto es obligatorio para docentes, estudiantes, egresados y egresadas. El padrón puede consultarse en este enlace.

Multitudinario e histórico acto del movimiento sindical: escuchá los discursos

Multitudinario e histórico acto del movimiento sindical: escuchá los discursos

Una multitud de decenas de miles de trabajadores y trabajadores se juntó este miércoles 15 de setiembre para parar sus actividades por 24 horas y decirle al gobierno que se haga cargo de una situación crítica para el pueblo.

La Av. Libertador quedó colmada y las consignas se hicieron oír fuerte: por salario, por empleo, por la defensa de las empresas públicas, del puerto y de la soberanía nacional. En resumen, como decía la consigna: con Artigas, por las grandes mayorías.

Sobre las 11 de la mañana comenzó la concentración en el Palacio Legislativo y desde allí partió una caravana rumbo a Libertador y Galicia, donde estaba ubicado el estrado. Allí primero se realizaron números artísticos, por parte de la danza criolla Los Horneros y los humoristas Sociedad Anónima.

La parte oratoria del acto la llevaron adelante Soledad Amaya Correa, colona e integrante del Sindicato de Peones Rurales; la dirigente del sindicato portuario Vanessa Peirano; y el secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala.

En su discurso, Amaya Correa abordó la problemática del Instituto de Colonización, dijo que «sentimos que nos están expropiando nuestros derechos» y dejó en claro que «los derechos no se tocan» porque «el reparto de tierras es una herencia artiguista».

Por su parte, Peirano se centró en la entrega del puerto de Montevideo a la empresa Katoen Natie, mediante «un acuerdo anticonstitucional e ilegal«. También señaló que actualmente «la ANP se encuentra ante el mayor debilitamiento y sin ningún tipo de explicación razonable», y se dirigió al Presidente de la República para afirmarle que «el puerto no se vende, el puerto se defiende«.

El cierre de la oratoria estuvo a cargo de Marcelo Abdala, quien abordó toda la plataforma de reivindicaciones del PIT-CNT, recordó también la lucha del pueblo por derogar los 135 artículos de la LUC y, respondiendo a una crítica del gobierno que decía que este paro era político, expresó que «es la mejor política: el pueblo actuando en la vida nacional«.

Uruguayos y uruguayas en todo el mundo acompañan el paro general convocado por el PITCNT

Uruguayos y uruguayas en todo el mundo acompañan el paro general convocado por el PITCNT

Uruguayos y uruguayas en todo el mundo acompañan el paro general convocado por el PIT CNT. En esta primera entrega compartimos sus voces desde Argentina, México, Chile, España, Francia, Italia, Noruega y Suecia.

Gracias a quienes participaron de este podcast: Norma Garabaño, Mercedes, Alejandra, Ana, Carlos Demarco, Miguel Echenique, Carlos Caballero y Daniel Marrero.

Desde Radio Camacuá estaremos transmitiendo a través de Facebook y compartiendo la cobertura de la movilización prevista a través de las redes sociales.

¿Qué se hizo desde la legislación para que los varones puedan involucrarse en los cuidados? Licencias parentales en Uruguay

¿Qué se hizo desde la legislación para que los varones puedan involucrarse en los cuidados? Licencias parentales en Uruguay

Hemos hablado ya sobre cuidados y lo mucho que pesa esta carga para las mujeres, que desde hace relativamente poco se ha empezado a cuestionar que la sociedad las ubique como “cuidadoras por naturaleza”.

El cuidado es una de las tareas domésticas no remuneradas que históricamente ha recaído más sobre las mujeres y que además, en pandemia, ha aumentado significativamente haciéndolas retroceder en el mercado laboral, en su desarrollo académico y profesional y también en su participación política. 

En Uruguay, previo a la creación del Sistema de Cuidados, se empezó a discutir de qué manera era posible generar un cambio a través de las políticas públicas. En 2013, el Poder Ejecutivo envía un proyecto de ley para modificar el régimen de licencia maternal y paternal.

Se hacía necesario legislar para habilitar la posibilidad de que el cuidado fuera compartido entre madres y padres. Pero la medida no alcanzó. La habilitación a que el medio horario fuera utilizado por hombres o mujeres no fue tan requerida como se pensaba. 

El Grupo Sociología y Género de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República (Udelar), que integra Perrotta, hizo un estudio en 2007 para conocer las razones que explican el bajo uso por parte de los varones del medio horario para el cuidado de sus hijos.

Como explicaba Perrotta, en primera instancia este estudio determinó que las licencias en general son conocidas por la población y que luego de estas se hace uso de la licencia reglamentaria, “algo que muestra una demanda insatisfecha respecto al tiempo” ya que la “licencias reglamentarias no están hechas para cuidar, están hechas para el descanso del trabajador o la trabajadora, luego del año de trabajo”.

La ley prevé que la persona no pierda remuneración por usar el medio horario para cuidados, sin embargo para muchas personas la percepción es que acarrea costos debido a la desinformación pero también a la precariedad del mercado laboral en varios sectores: el Estado a través de esta ley cubre lo que la persona percibe como salario en base a lo aportado en BPS; si aporta por menos de lo que realmente cobra, una práctica ilegal de algunas empresas, efectivamente perderá ingresos.

Aun en los empleos donde las y los trabajadores están registrados en BPS y con sus aportes en regla, aparecen otros inconvenientes que desestimulan el usufructo de las licencias parentales. Por ejemplo, “la ley prevé que las empresas donde hay personas que hacen uso del medio horario pueden contratar un trabajador o trabajadora de reemplazo sin necesidad de despedirlo, es decir que pueden contratarlo para suplir ese trabajo; en un 70% de los casos no lo hicieron”. 

Según explica Perrotta, “las empresas y organizaciones no hacen uso de esta herramienta” y que “el 70% de las mujeres usaron el medio horario pero tuvieron la misma carga de trabajo en esa mitad de horas, o sea que no hay una buena gestión de esta herramienta”

El conocimiento y el uso de esta herramienta aumenta en los sectores de la sociedad con mayor nivel de ingresos y de trayectoria educativa. “El sector de la construcción y el agropecuario son los que menos hacen uso, sobre todo en sectores más masculinizados”, dice Perrotta y afirma que allí donde el Estado es el que debe controlar y hacer un seguimiento especial.  

La ley está y es mejorable. Pero, ¿Qué se puede hacer para mejorar la aplicación de la normativa vigente? ¿Qué podría hacerse desde el Estado, los empresarios y los sindicatos? Para Perrotta, “los sindicatos tienen un gran rol para cumplir así como las empresas” para que “los cuidados formen parte de las agendas sindicales y de las agendas de las organizaciones”. Porque el “trabajo de cuidados no queda de la puerta para afuera, los varones y las mujeres que tenemos niños, personas mayores o personas con discapacidad a cargo cargamos con ese trabajo mental en nuestro trabajos”.

Valentina Perrotta afirma que con la ley vigente, “Uruguay se perdió una oportunidad de establecer un tiempo para los varones” ya que los antecedentes en otros países indican que estos “tiempos familiares”, es decir que pueden ser tomados tanto por mujeres como por varones, no contribuyen necesariamente a ampliar el ejercicio de los cuidados por parte de estos.

“Desde nuestra concepción de los cuidados, el cuidado es un trabajo y como cualquier trabajo se aprende. Ese papá que queda al cuidado de su hijo todos los días tiene que aprender a hacerlo, tiene que aprender a interpretar lo que le pasa a ese bebé, a calmarlo, etc. al igual que aprenden las mujeres. Las mujeres no nacemos sabiendo cuidar sino que lo aprendemos, no hay nada biológicamente, ni el embarazo que haga que las mujeres seamos buenas cuidadoras de por sí; aprendemos a hacerlo. La forma de que los varones compartan los cuidados cuando son bebés y más grandes es que pasen por el trabajo de cuidados, es la experiencia de cuidar. Cuando esto pasa, como en los países nórdicos, también en Portugal y en Alemania está estudiado, esos padres ya no son ‘cuidadores secundarios’ que asisten a las madres, sino que son ‘cuidadores primarios’, que tienen su forma, que quizás es distinta a la de las madres pero es una forma válida de resolver las necesidades de sus hijos. No hay otra forma si no se quedan a cargo del cuidado solos”.

La pandemia evidenció la importancia de impulsar medidas de corresponsabilidad en los cuidados

La pandemia evidenció la importancia de impulsar medidas de corresponsabilidad en los cuidados

Las medidas de emergencia sanitaria dispusieron, en la mayoría de los países, el cierre de los centros educativos y la reducción de la presencialidad en los lugares de trabajo.

En consecuencia, los cuidados y el trabajo remunerado pasaron a desarrollarse en un mismo lugar: el hogar.

En este marco, las mujeres tuvieron que conciliar ambas esferas, enfrentándose a un mercado laboral que las discrimina por ser las principales responsables de los cuidados.

Para evitar estas situaciones es que se impulsan medidas que tienen que ver con la corresponsabilidad en los cuidados.

Si bien muchas de estas medidas han sido rechazadas desde el lado empresarial, estas disposiciones tienen efectos positivos en las relaciones laborales y en la reducción de los niveles de ausentismo.

Para hablar de estos temas nos contactamos con Soledad Salvador, autora del libro “Avances en medidas de corresponsabilidad social y de género en el mundo del trabajo”.

Salvador comenzó señalando la importancia de desarrollar medidas de corresponsabilidad social, que refieren “a que se asuma el tema de los cuidados como un tema del conjunto de la sociedad; en donde todos somos responsables de que todos estemos bien cuidados”.

El tema de los cuidados incide particularmente en el mercado laboral, dado que, según Salvador, “el mercado laboral no presta atención a los cuidados porque se construye sobre una figura del hombre que no es responsable de los cuidados”.

Salvador señaló que estas situaciones de desigualdad se profundizaron por la crisis social y económica que trajo el COVID-19. “En general las crisis profundiza desigualdades. Cuando se pierde el empleo, muchas veces son las mujeres las que terminan yendo a la casa a cuidar”, apuntó la especialista.

Para palear esta situación, Salvador señala que un sistema de cuidados con un Estado presente tratando de cerrar las brechas de inequidad es clave. “Desde el 2010 este tema entre agenda pública”, señala, y menciona como hitos importantes las licencias para cuidados y la creación del sistema de cuidados en el 2015.

Soledad Salvador señaló que los consejos de salarios son los ámbitos clave para introducir estos temas y cláusulas que favorezcan los cuidados, porque sino los sindicatos negociando directamente con las empresas es muy difícil que la empresa asuma la solidaridad”.

Salvador apuntó que si bien los sindicatos son quienes han planteados el tema sostener medidas de igualdad en los cuidados en los convenios colectivos, advirtió que estos proponen estas medidas una vez que se consiguen otros logros, como aspectos salariales

Por último, Soledad Salvador recomendó que todos los sindicatos estén bien informados sobre la realidad de sus sectores para impulsar medidas de corresponsabilidad social y de cuidados.

¿Cuál déficit del BPS?

¿Cuál déficit del BPS?

En el marco de la Rendición de Cuentas que se está discutiendo en el Parlamento, el Equipo de Representación de los Trabajadores en el BPS presentó un documento ante la Cámara de Diputados, con una serie de propuestas con el objetivo de fortalecer la seguridad social en Uruguay. Conversamos con Ramón Ruiz, integrante del directorio del BPS en representación de los trabajadores. 

«El déficit no se ajusta a la realidad»

Ruiz señaló que el gobierno actual, a través de la Ley de Urgente Consideración (LUC), creó una comisión de expertos para «analizar, diagnosticar el régimen jubilatorio en el Uruguay y elaborar una recomendaciones, propuestas, que apunten a una posible reforma de la seguridad social”; pero “lo que más pesó” fue el discurso planteado de que “la seguridad social debe ser sustentable en el tiempo, lo que más está pensando es la situación económica y financiera del sistema, principalmente con respecto a una aspecto de las seguridad social que tiene que ver con el régimen jubilatorio”. Lo que señala específicamente la preocupación en “el nivel que hay de asistencia financiera en cada una de las instituciones que intervienen en este sistema, por ejemplo, BPS, Caja Militar, Caja Policial, cajas paraestatales, donde en cada uno de los sistemas hay particularidades, la realidad es distinta, pero la preocupación está en el déficit de la seguridad social, en particular y con mucha insistencia, el BPS”. Para Ruiz, dar esa discusión implica necesariamente “transparentar los números”, porque cuando se habla “en prensa y en redes sociales” lo que se toma en cuenta es “los ingresos en relación a los egresos y como hay un defasaje cuando se mira solamente eso se dice que el BPS necesita una asistencia financiera de aproximadamente 600 millones de dólares, pero lo que no se dice es que dentro de estos están faltando en la columna de los ingresos, 233 millones de exoneración de aportes patronales”. Esto ocurre porque “en diferentes momentos políticos, el Poder Ejecutivo en cada momentos promovió y el Parlamento aprobó exoneraciones para empresas o sectores de actividad  de los aportes patronales. Eso significa que el BPS “por una decisión política decidió no cobrar 233 millones de dólares por año”, por lo que se plantea que en “la Rendición de Cuentas se agregue una artículo que reconozca que esas exoneraciones no deben considerarse déficit, deben ser ingresos genuinos de la seguridad social”. Esos 233 millones de dólares que no ingresan al BPS, “no corresponden a un problema en el mercado de trabajo, porque esas empresas existen, los trabajadores de esas empresas están trabajando, están cobrando su salario, pero lo que está faltando es el aporte patronal de esas empresas”. Se trata de una decisión política, que tampoco tiene que ver con “una mala gestión en el BPS” ni un “fenómeno que tenga que ver con la demografía, ninguno de esos factores explica los 233 millones de dólares que se dieron a partir de una resolución, el Parlamento tiene facultades para resolver esto y no estamos cuestionando las motivaciones que llevaron a tomar esa decisión”.

Por otro lado, la DGI cuando transfiere “lo que legalmente le corresponde al BPS como aportes genuinos que son los siete puntos de IVA y el Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS)” le cobra a este organismo “una comisión que el año pasado fue de 87 millones de dólares, a nosotros nos parece que eso tampoco se debería considerar déficit porque el Estado le está cobrando al Estado esa comisión”. Ruiz explicó que “existe una norma legal que faculta a la DGI a cobrar esa comisión” pero se plantea que “el BPS esté exonerado del pago de esa comisión” de la misma manera que lo está “la Educación cuando la DGI le transfiere el Impuesto de Primaria”, cosa que fue aprobada en otra votación de la Rendición de Cuentas.

En tercer lugar, se plantea que el BPS desde el punto de vista administrativo se “le está haciendo un trabajo gratis a las Administradoras de Fondos Previsionales (AFAPs)” por lo que se espera que en la Rendición de Cuentas “se faculte al BPS a cobrarle a las AFAPs”. 

“Nosotros pensamos que con estas tres medidas que estamos planteando la asistencia financiera que recibe el BPS va a reducirse a menos de la mitad. Ya con las dos medidas, la que tiene que ver exoneraciones de aportes patronales y con la exoneración del pago a la DGI ya tenemos prácticamente una reducción del 50%. Y si nos autorizan a cobrarle por el trabajo que le hacemos gratis a las AFAPs, seguramente el déficit que hoy se transmite una y otra vez como ‘el déficit de la Seguridad Social y el BPS’ va a ser sensiblemente menor a lo que una y otra vez se trata de instalar como un argumento para reformar la seguridad social”